Aquello que nos llevamos de Cambridge [Primera parte]

Hoy os contamos, como siempre en tono desenfadado y coloquial, los inicios de Inverge Studios, cuáles fueron sus gérmenes y por qué se gestó este proyecto;  como siempre suele ocurrir, sucedió de un forma imprevista y totalmente casual.

Como muchos de vosotros sabréis, hace unos meses los integrantes de Inverge Studios (antes conocidos como LTS Games) viajamos a Cambridge, en Reino Unido, para participar en el concurso Brains Eden representando a la Universidad de Alicante. El hecho de que nos seleccionaran para ir allí y representar a la UA iba predeterminado porque el trabajo de grupo realizado para el Aprendizaje Basado en Proyectos de 4º curso de carrera fuera el mejor. A pesar de que sabíamos que estábamos haciendo un buen videojuego (SQU4DRON), veíamos a nuestros compañeros de clase elaborar proyectos realmente excelentes, de ahí nuestra sorpresa cuando finalmente nos comunicaron que habíamos sido elegidos para participar en el festival Brains Eden.

Tal y como así se definen en su web, Brains Eden es el festival de videojuegos de estudiantes más grande de Reino Unido y se celebra anualmente en la Universidad Anglia Ruskin, en Cambridge, con el apoyo de algunas de las compañías de juegos y tecnología más importantes del mundo. Durante cuatro días, equipos de desarrolladores de juegos de Reino Unido y toda Europa se reúnen para participar en una Game Jam de 48 horas, en donde hay que crear videojuegos originales basados en un tema sorpresa.

Cartel de Brains Eden 2016

Nuestra aventura comenzó un 23 de junio, cuando Alicante aún estaba sumergida en plenas Hogueras y nosotros teníamos que partir hacia Reino Unido, en donde ese mismo día se estaba celebrando la votación del Brexit para salir de la Unión Europea. Todavía hoy recordamos las bromas que nos gastábamos entre nosotros por si no nos dejaban volver a casa después del evento.

El equipo en el aeropuerto. ¡Listos para comenzar nuestra aventura!

Nos reunimos en el aeropuerto los cinco integrantes de aquel mítico LTS Games: Anna, Pablo, Jorge, Vicente y un servidor; junto con nuestro entonces profesor de videojuegos, Francisco Gallego. Mientras esperábamos nuestro vuelo, Fran aprovechaba cada minuto de tiempo libre para debatir sobre el tipo de videojuego que podíamos hacer en 48 horas, ya que no queríamos que nos cogiera sin una idea previa. El vuelo fue movidito, ya que llegando a Stansted nos encontramos con una impresionante tormenta que agitó nuestro avión en repetidas ocasiones, dejando el semblante de más de uno más blanco que la leche.

No se veía nada por las ventanillas del avión…

Una vez allí nos recogió un coche que nos llevaría a Cambridge, en concreto a la Universidad de Anglia Ruskin. Durante el trayecto, Fran estuvo hablando con el chófer sobre el Brexit y éste contaba las razones que tenían unos y otros para votar de una u otra forma. Tras una hora de trayecto, llegamos a la residencia. Dentro, teníamos preparadas unas habitaciones para estudiantes bastante bien equipadas: baño personal, escritorio de trabajo y una cama donde caer muerto. Todo perfecto.

Al día siguiente, el primero del evento, nos levantamos con la noticia de que finalmente los británicos habían escogido marcharse de la Unión Europea. Y esto era algo que no sabíamos cómo podía repercutir en nuestra estancia allí, aunque durante la misma nos daríamos cuenta de que ellos seguían como si nada hubiera ocurrido.

A mediodía nos presentamos en la sala del evento designada a confirmar nuestra participación, donde tuvimos que rellenar papeleo y recogimos varios productos de merchandising. Tras degustar por primera vez la comida que nos proporcionaban, la cual era bastante aceptable, comenzó de manera oficial el festival.

Team LTS Games

El equipo al completo calentando motores

Las primeras actividades preparadas eran una serie de charlas de distinta índole, unas más enfocadas al apartado artístico y otras al técnico, siempre sobre videojuegos. Decidimos asistir a la más técnica, aunque no tuvo especial calado en nosotros. Tras esto, la organización dio a conocer la temática sobre la que tendríamos que realizar nuestro videojuego: paridad. Nos impactó. Un tema muy abstracto y cuya palabra contiene varias acepciones, incluso dudamos según el idioma si podía tener otros significados aparte de los conocidos en español.

Temática del concurso

En cualquier caso, de camino a la zona de trabajo, comenzamos a pensar detenidamente cómo enlazar el tema seleccionado con nuestro juego. Una vez estuvimos sentados ya con los ordenadores, solo faltaba empezar a trabajar, pues el haber pensado las mecánicas con anterioridad nos había ahorrado tiempo.

Primeros bocetos…

Quizá por eso pudimos empezar a trabajar en nuestro videojuego desde el minuto uno de la Game Jam. Vimos que durante las primeras horas algunos de los grupos todavía estaban definiendo su videojuego, mientras nosotros, en ese tiempo, ya teníamos un prototipo jugable de lo que sería The Quantum Message.

¡Prototipo funcionando el primer día!

 
Enlace a la segunda parte del artículo

 

2 thoughts on “Aquello que nos llevamos de Cambridge [Primera parte]

Comments are closed.