La competitividad en los videojuegos

Competitividad en videojuegos

Hoy volvemos al blog para hablar, cómo no, de videojuegos. Más en concreto y como bien el título describe, de la competitividad en los videojuegos. Si bien durante nuestra vida nos enfrentamos a acciones competitivas sin buscarlo, parece que sea algo que nos guste.

En los videojuegos la competitividad es algo que está de moda. No es que no existiera competitividad en los videojuegos offline previos a la llegada del internet, pero sí que es algo que el mismo ha puesto de manifiesto. Tanto es así, que la mayoría de títulos que triunfan hoy en día son online, multijugador y competitivos, extremadamente competitivos.

De esa competitividad ha surgido incluso un mercado nuevo, como son los eSports (deportes electrónicos), pero este tema lo dejaremos para otro día.

Probablemente no fue el primero, pero uno de los videojuegos que estableció el éxito del competitivo online fue el Call of Duty 4: Modern Warfare. En este shooter en primera persona empezamos a ver lo que se conocían como rangos o prestigios. Para ir ascendiendo en la cadena de comandancia el requisito era jugar. Cuantas más horas jugabas, más puntos conseguías y, por ende, más rango y prestigio. Era un juego donde se premiaba tu tiempo invertido, y no realmente tu nivel en el videojuego.

Rangos Call of Duty

Esto no quiere decir que no estén relacionados tiempo invertido y nivel en el videojuego. De hecho suele ser así. Los actuales mejores jugadores del mundo de eSports no lo son por casualidad. Normalmente cuadriplican al jugador estándar en horas jugadas.

Después de esta versión de Call of Duty, Activision –publisher del juego- siguió apostando por este tipo de competitividad en sus posteriores versiones, pues este sistema les había colocado en la cresta de la ola.

Allá por el verano de 2010 un amigo me recomendó jugar a League of Legends, un videojuego que hoy en día no necesita presentación. Este MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) seguía el  modelo que hoy conocemos como freemium. Fue uno de los primeros en certificar que un videojuego gratuito era viable –o al menos en su caso-. También este videojuego hizo de trampolín a la hoy famosa plataforma de streaming Twitch. Y por supuesto, fue el que llevó a los eSports a lo que son en la actualidad.

El League of Legends incluyó un sistema de clasificación por ELO, nombre que recibe de Arpad Elo. Este hombre inventó este sistema de clasificación mejorado para el ajedrez. Básicamente este sistema consiste en un número que varía en función de los resultados que obtienen contra otros jugadores que ya están clasificados. Después de cada partida, el jugador que gana obtiene puntos del perdedor. La cantidad de puntos que gana varía en función de la diferencia entre los rangos de ambos jugadores.

Rangos League of Legends

En función de tu número de ELO, podías alcanzar el rango Bronce con 1500 puntos, Plata con 2000 puntos u Oro con 2500 puntos. En la actualidad cada videojuego que utiliza este sistema tiene variaciones propias en función de sus intereses. No nos engañemos, de todas las decisiones que han tomado desde Riot Games tal vez esta fuera la mejor: encasillar a sus jugadores en función de su nivel en el juego y picarlos para conseguir estar en un escalafón más alto.

Este sería el comienzo de la expansión de un sistema completamente competitivo, el cual sigue utilizando hoy en día y se ha expandido a otros videojuegos, como el Counter Strike: Global Offensive.

El Counter Strike ya se jugaba anteriormente tanto en LAN –quién más quién menos se acuerda de algunas tardes en el cibercafé- como en internet. En su versión Global Offensive recuperó a muchos de esos antiguos jugadores, así como a los más jóvenes, mezclando el sistema de rangos de Call of Duty y el sistema de ELO de League of Legends. De esta manera, tu rango en el Counter Strike: Global Offensive varía en función de tu nivel de juego.

De nuevo, la competitividad nos arrastra a un juego en el Rangos Counter Strike Global Offensiveque comenzamos siendo platillas y lo único que queremos hacer es jugar para llegar al rango de tu amigo, que es nova, quien a su vez quiere llegar a Ak para que no te restriegue luego que tiene el mismo rango que tú en menos tiempo. Toda una manera de enganchar a millones de personas mediante retos que se crean ellos mismos mentalmente -entre los cuales me incluyo-.

Y así seguiremos en un largo sinfín, en el que siempre estaremos compitiendo. Seguramente saldrán nuevos sistemas de clasificación que se pondrán de moda. Y habrá cambios. Y el juego que no se actualice, perecerá.

Lo que está claro que no va a cambiar somos los humanos, y nuestro afán por ser mejor que el de al lado. Constantemente vamos a demostrar que el competitivo en los videojuegos nunca va a acabar.

We are all soldiers now

En esta entrada me centro principalmente en juegos grandes para PC y consola pero también es aplicable a otros titulos mobile como: Candy Crash, Clash of Clans, Clash Royale, etc. En mobile el competitivo no es igual que en PC/consola, pero eso no significa que no exista.